Diagnóstico de un quiste ovárico

Un quiste ovárico puede ser un saco o bolsa inofensivo lleno de líquido. A menudo, no requieren tratamiento, pero pueden causar muchas molestias. Hay dos tipos: funcional y canceroso. Un quiste funcional es un tumor no canceroso y se resuelve por sí solo sin tratamiento. Un quiste maligno es un tumor que crece a partir de células que recubren la superficie externa de los ovarios. Un quiste maligno está hecho de células cancerosas.

El médico realiza el diagnóstico de un quiste ovárico en función de la presencia de síntomas y la ubicación del quiste. Si experimenta dolor o presión en la pelvis, podría ser un síntoma de un quiste grande. Según el tipo y la ubicación del quiste, el tratamiento puede incluir cirugía. La laparoscopia, por ejemplo, consiste en hacer varias incisiones pequeñas en el abdomen e insertar una pequeña cámara con luz y pequeños instrumentos. El proveedor de atención médica puede ver todo el ovario y el quiste a través de estas incisiones.

El diagnóstico de un quiste ovárico se basa en el tipo de quiste. Hay dos tipos de quistes: teca luteínica y dermoide. Los quistes teca-lúteos se forman cuando las células ováricas comienzan a dividirse sin fertilización. Contienen el material genético del feto, pero la gran mayoría de los quistes ováricos son benignos y desaparecen por sí solos. Si siente alguno de los síntomas anteriores, consulte a su médico de inmediato para descartar una afección más grave.

Los quistes ováricos sintomáticos generalmente no son cancerosos y no interferirán con la capacidad de quedar embarazada. Sin embargo, pueden causar dolor, presión pélvica y períodos menstruales irregulares. Un médico puede diagnosticar un quiste si hay síntomas. El dolor asociado con un quiste dependerá de la ubicación y el tamaño. Un médico también puede realizar un procedimiento quirúrgico para extirpar el quiste ovárico si es grande o causa síntomas significativos.

Un quiste que se desarrolla en un ovario generalmente no es canceroso y no obstaculizará la capacidad de una mujer para concebir un bebé. Una mujer que no está embarazada y tiene un quiste uterino debe visitar a su médico para un diagnóstico completo. Un médico deberá examinar los ovarios para detectar la naturaleza exacta del quiste. Un análisis de sangre determinará si es canceroso o benigno. Si un quiste se encuentra en un estado funcional, no interferirá con la concepción.

Los síntomas de un quiste ovárico incluyen dolor constante, intenso y crónico. Un quiste puede incluso ser doloroso y causar problemas con el ciclo menstrual de una mujer. Algunas mujeres con un quiste pueden tener un período doloroso o sangrado vaginal anormal. Un quiste que hace que una mujer tenga un ciclo menstrual abundante o irregular puede requerir tratamiento quirúrgico. Los síntomas de un tumor de ovario también pueden causar un ciclo menstrual irregular o una barriga hinchada.

Un quiste ovárico puede ser doloroso. Si experimenta dolor o presión en el área pélvica, puede ser un signo de un quiste más grande y más grave. En el último caso, un quiste roto puede ser fatal, ya que puede cortar el suministro de sangre al ovario de una mujer. Si está causando dolor, es importante visitar a su proveedor de atención médica lo antes posible. Lo mejor es obtener una segunda opinión como resultado de sus síntomas.

Un médico ordenará análisis de sangre para verificar sus niveles hormonales y realizará una laparoscopia. Los ovarios de una mujer pueden desarrollar un quiste si los ovarios no funcionan correctamente. Los síntomas de los quistes ováricos pueden ser indoloros o dolorosos. Una ecografía es un método rápido, seguro y preciso para detectar un quiste ovárico. Le permite al proveedor de atención médica ver los órganos internos y el útero.

Un médico realizará análisis de sangre para controlar los niveles hormonales y otros factores. Si un quiste es grande o causa síntomas, el médico puede recomendar una ecografía de seguimiento. Un análisis de sangre ayudará a confirmar la ausencia de un quiste. Si los síntomas de un quiste ovárico persisten, puede ser canceroso. Si es grande, puede provocar complicaciones, pero por lo general no previene el embarazo. Es probable que el médico quiera revisar algunas cosas sobre su cuerpo para asegurarse de que el diagnóstico sea adecuado para usted.

Los síntomas de un quiste ovárico pueden incluir dolor abdominal, hinchazón e inflamación de los ovarios. Por lo general, un quiste de ovario no es canceroso, pero hay casos en los que puede volverse canceroso. Dependiendo de su tamaño, puede ser doloroso o no canceroso. Si es doloroso, debe tratarse de inmediato. Si los síntomas no se alivian, puede requerir cirugía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.